La necesidad de un descanso

Después de abandonar este blog durante casi un año y dejar de lado casi por completo la fotografía callejera, me he dado cuenta de lo necesarios que son los descansos en tus hobbies.

Cuando inviertes tanto en un hobby puede llegar un punto de saturación que sólo se cura haciendo un parón. Gracias a este parón, no sólo recuperas la motivación sino que te has convertido en otra persona, con tus nuevas experiencias y vivencias y casi lo que es mejor, has casi olvidado tus manías y tus defectos.

Inviertes más tiempo en acudir a exposiciones, a leer libros, navegar por las redes sociales de tus referencias. Consigues con todo ello aumentar tu inspiración, renovar la motivación con nuevos proyectos en mente, piensas en nuevos retos.Sin darte cuenta eres un fotógrafo renovado.

Por ello vuelvo a retomar mi afición favorita y espero subir pronto mucho material que guardo en la última tarjeta SD que use en el viaje a París y tomas mas nuevas. 

    Permalink        

Tardes de siesta

Justo debajo de la Torre Eifflel, en pleno "Champ de Mars" puedes vivir una de tus mejores tardes o noches a los pies de uno de los monumentos más bonitos y emblemáticos que haya visto nunca.

Pero no todo es idílico, esto no es una película de serie B para dormir plácidamente. Estamos en París, en la vida real. Y la realidad que esconde este lugar es que está llena de vendedores ambulantes de alcohol, de vagabundos y timadores callejeros.

En la siguiente toma muestro a uno de los pobres vagabundos que se encontraban por el lugar con una barriga que estaba a punto de explotar, al igual que una sociedad nerviosa por el terrorismo y con un racismo y clasismo tan arraigado como en París.

Street Photography

Realmente lo pasamos genial y la zona de "Champ de Mars" es una de las más bonitas de la ciudad. Pero a veces, si fuerzas el ojo para salir de la burbuja del romanticismo y la felicidad, puedes observar parte de la decadencia Parisina de la que tan poco se habla.

    Permalink        

La decadencia de París

Cuando decidimos viajar a París lo primero que pensé es que me sentiría como Henri Cartier-Bresson o Robert Doisneau con mi telemétrica y mi 50mm callejeando por el centro de Paris. Tenía la sensación de que iba a respirar ese encanto parisino del siglo pasado y que llamaría garçon a todos los camareros de los restaurantes.

La realidad es que me encontré con una ciudad en decadencia social. Cientos de personas en gremios marginales por las calles, rumanos, negros y árabes que parecían no mezclarse con la alta sociedad.

Una de las primeras fotos que he tomado en este viaje fue la de una familia de rumanos. La madre con los que parecían todos sus hijos. Una escena que quizás en España es mas difícil de ver ya que pronto intervendría "servicios sociales" al ser una práctica que roza la explotación infantil.

Street Photography

Esta toma la hice cerca de Gare du Nord donde cogimos el apartamento para pasar las vacaciones, y resulta chocante como es difícil cruzarse con alguien de raza blanca. Palabras textuales del chico que nos alquiló el apartamento, dijo que esto es "África" de una forma un poco despectiva.

Lejos de parecerme a Henri Cartier, me recordé más a Salgado (salvando las distancias claro) documentando esa parte de la sociedad a la que le damos la espalda.

Otra de las situaciones que llaman la atención es que el propio ejército está vigilando cada uno de los iconos de la ciudad. Y para cada uno de ellos, en la entrada se realizan cacheos y escáneres, algo bastante incómodo y que afea un poco la experiencia. Esto se debe a que recientemente han sido las elecciones en Francia y tras los últimos atentados de Londres se ha extremado la seguridad.

Por otro lado, está la parte bonita de París con el museo del Louvre, la torre Eiffel, etc. Pero eso será motivo de otro post.

Un saludo desde París!

    Permalink        

35mm vs 50mm

Amigo callejero, seguramente habrás pasado por el dilema de cual es la mejor focal para tu cámara y poder realizar esta disciplina. Nos ha pasado a todos y a lo largo del tiempo podemos llegar a cambiar y probar cosas nuevas así que mi consejo, utiliza lo que tengas siempre encima.

He usado todo tipo de lentes, de cámaras, de teles, de angulares y la verdad, todos me han aportado algo en la fotografía de calle. Los teles te dan ese punto de paparazzi disparando en sigilo desde lejos. No es mala opción si tienes una reflex ruidosa. Los angulares te dan una visión mas amplia de la escena y es más fácil capturar la acción. Y los todo-terreno te dan la versatilidad de poder usar una focal según la situación. Seguramente esto ya lo has oído o leído por muchos sitios así que voy a ser de los pocos que se mojan en el tema, mi preferida, ¡el 35mm! 

 Pero vamos al asunto de la discordia. ¿Por qué el 35? Sinceramente porque amo los angulares y por mera portabilidad. Tengo una Ricoh GR II que suelo usar en modo 28mm y en 35mm (la diferencia es estirar el brazo o no). Como en esta cámara no tengo visor y suelo estirar el brazo, tiro más fotos en 28mm. Pero con mi Voigtlander Bessa R2 prefiero un 35mm ya que la llevo pegada al ojo (Tengo pendiente comprar el Nokton 1.4 SC para catarlo). 

 ¿Por qué tanto dilema con esto? Es difícil argumentar que el 35mm es mejor es mejor cuando Henri-Cartier Bresson y los maestros de la época usaban el 50mm. Pero la realidad es que antiguamente, el 50mm se podía considerar como el estándar ya que era la lente que te venía con el kit de turno. Al fabricarse más, se abarataban los precios de esta focal por lo que encima eran bastante más baratos que el 35mm. Sin duda tiene algunas ventajas. El 50mm es mejor para retratos, tiene mejor bokeh y tienes que acercarte menos al retratado y el ángulo de visión es el más cercano a la visión humana (o eso dicen). Y por todo esto es mi segundo objetivo favorito. 

Pero si muchos coincidimos en esta focal no es casualidad, el 35mm te proporciona el ángulo lo más abierto posible, sin distorsionar en exceso la perspectiva. Para mi es el objetivo con el que nunca echo de menos otro, por su versatilidad, por su tamaño, por su luminosidad. Y por una razón obvia que hasta ahora no he dicho y poca gente reconocerá. Cuando usas un angular siempre puedes reencuadrar recortando pero nunca podrás ampliar el ángulo de visión en un 50mm porque la toma no te entra.

Respecto al recorte, no suelo hacerlo y no es que me guste mucho pero tampoco soy un talibán del recorte, prefiero una foto recortada a una mala foto, of course

 Mi pequeño consejo, hazte con uno, lánzate a la calle y cuéntame tu experiencia, ¡no te arrepentirás, te lo aseguro!