Estrenando equipo

Recientemente he adquirido una nueva cámara que, como todas las que he tenido, marcará mi estilo a partir de ahora.

La que mejor se adaptaba a mi sin duda era una Ricoh GR II. Pensada y diseñada por y para la fotografía callejera con la ayuda del gran Daido Moriyama (Uno de mis autores favoritos).

Ya tuve la oportunidad de probarla (El post anterior lo demuestra) y aunque no he pasado el periodo de adaptación la siento muy ágil, ergonómica, ligera y me ha dado muchas alegrías desde el primer día.

¿A que se debe el cambio? El hecho de no llevar casi nunca la "reflex" encima hace difícil capturar los momentos cotidianos que busco. Incluso la "sin espejo" con el objetivo 18,5mm se hace pesada por el volumen del objetivo.

Con la Ricoh GR II llevo una "mini reflex" en el bolsillo. Es cierto que no tiene la luminosidad de un 35mm 1.8, y que la focal de 28mm se me queda un poco larga. Pero nada que no pueda solucionarse aumenado el ISO ya que genera poco ruido a ISOS altos, o dando un par de pasos para entrar mas en la escena. Incluso tiene un modo de recorte a 35mm y a 47mm excepcional si no termina de convencerte.

Como ventajas tiene un filtro ND incorporado que es muy útil en casos de excesiva luminosidad, y el modo "snap focus" con el que puedes fijar la distancia de enfoque para no perder ni un segundo. Sin olvidar la portabilidad y la discreción que la caracterizan.

Sin duda esta cámara será un punto de inflexión en mis tomas.