Roma profunda

Paseando por una de las calles mas emblemáticas de Roma que da nombre a un modelo de Alfa Romeo, via Giulia, me topé con esta persona, en cuya mirada se resumía el ambiente que se vive en el día a día de Roma.

Fotografía callejera

Estrés, tráfico, bullicio, masificación de turismo. Una situación parecida a la que vivimos en Madrid, pero en una ciudad mucho mas pequeña.

Los coches no paran para que cruce el peatón, los conductores de autobús no pierden el tiempo explicando las paradas o sellando el ticket.

Una ciudad curiosa en la que parecía que sólo importa uno mismo.

    Permalink        

L'amore romana

Después de mi viaje a Roma vuelvo a casa con la satisfacción de haber conocido una ciudad tan histórica, parte de nuestras raíces, y haber podido capturar su esencia, con nuevo material para mi colección.

Siempre digo que la fotografía callejera es una mezcla entre suerte, tener un ojo rápido, y de mucha práctica en este campo. 

En la siguiente captura el mayor mérito se debe a la suerte de estar justo delante de la pareja, de la hora del día que me brindó un bonito contraluz, y sobre todo, de que decidieran darse un beso en el preciso momento que cruzaban el paso de cebra.

Fotografía callejera

En menor medida, la rapidez de predecir el momento y tener la cámara pre-configurada ayudaron en la toma.

    Permalink        

Retraso de última hora

Cuantas veces vamos al aeropuerto ya sea para partir, o recoger a algún ser querido, siempre con prisas, pensando que vamos a llegar tarde...

Cuando por fin llegamos, vemos que el vuelo se ha retrasado una hora. Basta que un día llegues tarde, para que el avión sea mas puntual que el AVE.

fotografia-callejera-10-22.JPG

Después de varias tomas y con demasiada gente mirando los carteles, conseguí aislar a esta pareja que parecía no encontrar el vuelo que esperaban.

    Permalink        

Cenando a solas

En el mercado de San Antón, en medio del bullicio y el ajetreo de gente a veces nos cuesta ver el trabajo que hay detrás de todo lo que consigue mover un mercado de estas características.

En un descanso o al acabar la jornada siempre es buen momento para mitigar el hambre. Y doy buena fe de ello gracias a mis tiempos de camarero.

Fotografia Callejera

Aunque pueda parecer un momento solitario y triste, esos descansos y comidas rápidas pueden saber mejor que nunca.

    Permalink